Mis cristales rotos, mis retales de literatura y las historias de mi hiperestesia sentimental.